San José, (o para los ticos “Chepe”), ha sido la capital del país en tres ocasiones; sin embargo, desde 1848 se asignó definitivamente; asimismo, es la provincia más poblada y desarrollada a nivel cultural, artístico y económico de Costa Rica.

Culturalmente es una ciudad con grandes influencias europeas, principalmente españolas e italianas, que a su vez estas poblaciones poseían influencia de Francia y Bélgica, el resultado de esta combinación se puede ver en la arquitectura de la capital.

Catedral Metropolitana de San José, ubicada en el parque central de la capital. *Dato curioso*: los ticos le tienen un gran cariño a esta edificación pues el Papa Juan Pablo II la visitó en 1983.

 

Historia

Fue habitada por los grupos indígenas Huetares (en el centro de la ciudad) y los Bruncas (en dónde hoy es conocido como Perez Zeledón); dando como resultados el trabajo en piedras y jade.

El tabaco y el café, fueron las principales actividades económicas para el auge de la ciudad, pues como cada vez crecían más los cafetales en la provincia, implicaba una mayor oferta laboral; por ende, la población emigraba hacia el centro del país a trabajar.

Para el año 1561 se creó el primer poblado español llamado ciudad Garcimuñoz. Dando como efecto el inicio de edificaciones en la ciudad.

Finalmente, para el año 1884, por primera vez, hubo electricidad en el país. Su inauguración fue en San José, dando como resultado el alumbrado público de dos cuadras. El mito sobre esto, es que San José fue la tercera ciudad en el mundo en tener alumbrado público; sin embargo, no es así, París y Chile, ya le habían ganado; no obstante, sí fue la tercer ciudad en latinoamérica en tener alumbrado público y ciertamente le ganó a muchas ciudades europeas.

 

Arquitectura

Como ya se mencionó anteriormente, la influencia europea fue bastante notable sobre el país, especialmente, en los estilos neobarroco y neorrenacentista.

Aunque ciertamente San José no posee un Casco Histórico (pues después de la guerra civil del 1948, muchas obras de estilo renacentista, se derrumbaron, y en su lugar se construyeron edificaciones de estilo moderno), muchos edificios de San José se mantuvieron intactos, con una historia digna de expresar.

En total, la ciudad josefina posee 86 edificios de patrimonio cultural e histórico, una verdadera joya que en un gremio tan pequeño, exista tanta historia y estilos mezclados entre sí.

Teatro Nacional de Costa Rica. Construido en 1891 y finalizado en 1897.

 

Museo Nacional, es el antiguo “Cuartel Bellavista”. Pasó a manos del museo cuando el ejército se abolió (1948) como una institución permanente.

 

Teatro Mélico Salazar. La construcción inicia en 1927 y finaliza en 1928.

Otras edificaciones distintas a las fotos, esperando a sorprendente, son:

  • Edificio de Correos y Telégrafos
  • Casa Amarilla
  • Escuela Buenaventura Corrales (Escuela Métalica)
  • Iglesia La Soledad
  • Museos de los Niños

Cultura

Es un lugar con una oferta artística exquisita, pues se puede apreciar el teatro, la danza, la poesía; es decir, es el hogar de las artes.

Posee más de 490 áreas verdes (sí, lugares para poder disfrutar al aire libre). Asimismo, algo bastante característico de la capital, son sus mercados (lugar donde tiene estrechos callejones con tiendas, puestos y restaurantes con comidas populares llamados sodas).

Los murales y edificios llenos de color no se quedan atrás en esta capital, la zona de La California posee infinidad de murales, mientras que la zona de Escalante posee edificios coloridos, de esos que te hacen frenar y ver dos veces antes de seguir avanzando.

Teatro-Cine Variedades. Fue el primero del país, construido en 1892 y aún continua en funcionamiento.

 

Edificio en el Bulevar josefino.

Así que San José es un destino digno de conocer, sobre todo, para aprender a capacillarse: la capacidad de asombrarse de los pequeños detalles.

¡Bienvenidos a Chepe!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *