Llegó diciembre y es sin duda alguna una de las épocas más deliciosas en todo el sentido de la palabra: desde sus vientos con sol, hasta sus vacaciones y por supuesto, el invitado estrella, sus comidas.

Los tamales, el rompope, la pierna de cerdo, los picadillos, los panes caseros, el queque navideño (queque de semillas, frutilla confitada y licor) y otros platillos típicos, son los invitados especiales a cada actividad -comelona- familiar que se desarrolle en este mes; sin embargo, no hay duda, que el tamal es la comida más esperada y disfrutada de muchos.

Sin embargo, detrás de cada delicioso platillo hay también una rica historia esperando a ser conocida, así que de eso tratará este post, de conocer un poco más del platillo y la bebida más popular de diciembre, ¿de dónde viene ese platillo y esa bebida tan placentera que los ticos (y turistas)  tanto disfrutan en el último mes del año?

Queque navideño.

Tamal

Su origen se da en la época precolombina, pues en aquel entonces el maíz, era el producto esencial en los indígenas, el cual, es el ingrediente principal del tamal.

No obstante, no se sabe con exactitud el origen geográfico del mismo, pero se dice que, muy posiblemente fue en México.

Históricamente, los aztecas comían lo que se conoce como ‘tamal mudo’; es decir, sin relleno. Para el cierre del ciclo, una época definida en su calendario solar y que coincide con la celebración de nuestra Navidad, ellos realizaban una ceremonia dedicada al dios Sol y, como ofrenda, presentaban tamales con relleno; sin embargo, se dice que, lo que para muchos es lo más delicioso del tamal, fue impuesto por los españoles: el cerdo.

Para los ticos, un tamal sin la Lizano, no es tamal. Lizano es la marca nacional de la Salsa Inglesa.

Rompope

El rompope es el punto débil para las personas que les gusta el dulce, es un delirio de sabor, el licor de huevo (también conocida de esta forma) es una bebida  preparada con yemas de huevo, vainilla, canela, almendra molida, leche, azúcar y licor. Es de color amarillo y consistencia espesa.

Su origen se remonta en España. Los conventos eran los lugares que regularmente recibían a autoridades eclesiásticas y personalidades del gobierno. Las monjas Clarisas tenían mucha experiencia alojando a figuras importantes de la sociedad y cuando eso sucedía preparaban los mejores platillos y bebidas, entre ellas el rompope.

Rompope casero.

Así que a disfrutar de diciembre un mes para las reuniones familiares, laborales y con los amigos, un mes para celebrar.

¡Provecho y salud para unas felices fiestas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *